Huella de CO2

Reducción de emisiones de CO2

Inicio

C髆o reducir la huella de CO2

Conceptos básicos. El CO2 proviene de la quema de combustibles fósiles, es decir, sustancias como el petróleo, el carbón o el gas natural creadas en el interior de la Tierra hace millones de años y en las que se acumuló el carbono presente entonces en la atmósfera. Al quemarlos inyectamos a la atmósfera un CO2 que estaba atrapado. Por tanto, ¿es lo mismo consumir materia vegetal que carbón? No exactamente. El carbón genera nuevas emisiones, mientras que las plantas capturan el ya existente, vuelven a emitirlo cuando se queman y lo capturan de nuevo al crecer. Los combustibles producidos con grano o azúcar o las calderas que queman restos vegetales tienen esa virtud. De ahí su auge.

Sentido común. Con las premisas anteriores, es fácil tomar decisiones en el día a día. La consigna es evitar el gasto superfluo de energía. Y después, intentar que los consumos sean lo más renovables posibles.

Las empresas también. No sólo los ciudadanos concienciados se preocupan por medir su huella ecológica. Cadenas de tiendas como Wal-Mart pretenden ser 'carbon' 'neutral', es decir, aspiran a un balance cero de CO2. Los supermercados Tesco, en Gran Bretaña, colocarán a cada producto una etiqueta que indique el carbono generado en su producción, embalaje y transporte. Es lo que han llamado 'carbon label' , que creen tan importante como el precio o la composición.

 

5 sencillos pasos para reducir nuestra huella de CO2 en el planeta

 

Pie

Huella de Carbono - © 2009 Todos los derechos reservados - Tel: +34 951 23 17 95     email: info@huellacarbono.es    Desarrollado por APB Internet